Bienvenido
Links
Info
Staff
Créditos
skin diseñado por Skaôi de SourceCode
Bienvenidos
Bienvenido Invitado a Mundo Mágico Latino. El foro está basado en la saga Harry Potter pero ambientado al año 2015, donde el desorden reina en el Ministerio de Magia. La última ministra, Esmeralda Wood, desapareció hace cinco años tras venir la oscuridad absoluta, una oscuridad que acechó tanto a magos como a muggles y que hasta el momento se le ha encontrado un motivo.
Actualmente todo el personal del Ministerio trabaja arduamente para disipar la oscuridad que hace no distinguir entre el día y la noche, haciendo que estos últimos cinco años hayan sido sólo invierno. También tienen que lidiar con la nueva organización de magos, los Dark Crystal, éstos roban objetos de gran valor histórico para encontrar algo... ¿Será una solución menos ortodoxa para disipar la oscuridad? ¿O tal vez buscan a la Ministra Wood? De todos modos sus actos perjudican tanto al Ministerio, Hogwarts, mundo muggle y el mundo de los magos por igual.
¿Y tu? ¿De qué lado estás?
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Mensaje por Jorge Glimbury el Mar Jun 04, 2013 4:26 pm

Aquel oscuro día se podía ver la figura de una joven y bella mujer pasear por las zonas comunes del Londres mágico. La joven tenía el pelo castaño y los ojos claros, era una figura luminosa en medio de la fúnebre oscuridad que cubría la Tierra desde hacía ya varios años... La Ministra de Magia, Esmeralda Wood, volvía de uno de sus actos públicos como Ministra.

Apareció "mágicamente" por una de las chimeneas de la entrada del Ministerio de Magia, saludó a varias personas, empleados de bajo rango de allí. El número de empleados en el Ministerio había aumentado notablemente en los últimos tiempos... Con la llegada de la oscuridad, la gente se escondió en sus casas, pero, poco a poco, y gracias a los mensajes optimistas del Ministerio, mucha más gente se unió a la causa, para ayudar al Ministerio en todo lo posible, especialmente en las dos funciones más importantes. La primera, intentar evadir la oscuridad. La segunda, intentar que los pilares del mundo muggle no caigan, atribuyendo una explicación meteorológica a dicha oscuridad.

Un hechizo sencillo de teletransporte fue realizado por la Ministra, que ya se había hecho ver suficiente. Iba a su despacho. Desde hacía tiempo, ella se encerraba en él y no toleraba visitas, pues estaba centrada en su trabajo. De vez en cuando asistía a algún evento como este, pero poco más.

Lo que poca gente sabía era que en realidad, aquella chica no era realmente Esmeralda Wood. El cuerpo de la Ministra apareció en un despacho del Segundo Piso, el despacho de Jorge Glimbury, Jefe del Departamento de Seguridad Mágica y actual representante de la Ministra en las ocasiones a las que ella no puede asistir.

La figura de la mujer se dirigió hacia una especie de pequeño vestidor que había tras una puerta al fondo, a la derecha del despacho. La puerta se cerró. Cuando se volvió a abrir salió el verdadero Jorge Glimbury, un mago joven, de tez clara y pelo oscuro. Jorge tenía las tripas revueltas... la poción multijugos cada vez le sentaba peor... Pero era necesario que la tomara para que el pánico no volviese al Mundo Mágico. Poca gente era la que conocía la verdad sobre la desaparición de Esmeralda y una de sus funciones principales era encontrarla. Pero era algo imposible.

Jorge se sentó en su sillón orejero azul marino. La habitación estaba decorada en su mayoría por tonos azules, blancos, dorados y rojizos, el despacho era igual que antes de la oscuridad, parecía alegre. Jorge se sujetaba la cabeza... El tema de Esmeralda le tenía muy preocupado, pero tenía que dedicarse a muchas otras cosas, pues tenía que cumplir con sus antiguas obligaciones y con las de Esme..

Pero aquél día un rayo de luz saldría en medio de la oscuridad. Tres golpes sonaron en la puerta del despacho. Jorge se levantó y la abrió. Una lechuza negra apareció. Ya sabía lo que eso significaba, había nuevas con respecto a Esme. Todo nervioso y agitado, cogió la carta que sostenía la lechuza en su pata. Había pistas. Pistas nuevas para encontrarlas. La lechuza negra volvió a salir por la puerta.

Hay nuevas sobre Esme.
Ven a mi despacho del Ministerio de inmediato.
JG

Esas notas debían ser breves. Escribió varias, a la gente de confianza que conocía la verdad. Su lechuza salió rápidamente volando por la puerta del despacho. Jorge se volvió a sentar en su sillón. Tenía aún la carta entre las manos. Sin abrir. Pero por lo que se veía, era algo realmente importante.



~ JefedelDepartamentodeSeguridadMágica ~

~ DirectordeElProfeta ~


avatar
Jorge Glimbury
Empleado del Ministerio

Mensajes : 815
Fecha de inscripción : 02/09/2011
Edad : 25
Localización : Mansión Glimbury, Londres

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Mensaje por Mattias Black el Mar Jun 04, 2013 6:05 pm

La Mansión Black se había vuelto el lugar más sombrío de todo Londres. Las habitaciones se iluminaban con simples velas tenues, con llamas sin fuerza, donde sólo quienes estuvieran acostumbrados a esa poca luz podrían distinguir los muebles y los escalones para pasar de piso en piso. Las ventanas ya no se abrían y casi no se limpiaba. Kreacher, el elfo doméstico de la familia, había tomado la costumbre de perseguir a su amo como si se hubiese convertido en un perro maltratado, con miedo, pero aun así sin alejarse de él más de un metro de distancia. Y el amo, era lo más oscuro y lamentable que podía verse en la casa más sombría de todo el país.

Caminaba con pasos decididos pero irregulares por la cocina, haciendo bastante ruido, chocando sus zapatos en la mohosa madera del suelo. Por detrás, una criatura encorvada y silenciosa lo seguía, como una sombra. El mago simplemente lo ignoró y se dirigió directo a una alacena, abriéndola con torpeza y sacando una botella de vodka, de la cual bebió tres tragos largos. Una barba de cuatro días acompañaba a su aspecto dejado. Traía los ojos hundidos, como si no hubiese podido dormir en días, o en semanas, pero sin perder el brillo verdoso que siempre había tenido, aunque ahora eso no lo ayudara a verse bien.

- Hoy no tengo nada en la agenda ¿No Kreacher? - 'No amo', contestó inmediatamente la criatura tan pronto que casi ambas frases se cruzaron. El hombre miró a la pequeña criatura, de forma hostil por unos segundos. Luego bebió de nuevo, y caminó hacia la sala, como si algo importante tuviese que hacer allí. Más al llegar se sentó en el sofá. Frente a él, en la mesa ratona, una inmensa pila de papeles se alzaba. Un mapa de toda Europa era lo que más destacaba, llena de cruces rojas, cruces verdes y algunos agujeros hechos con odio, a propósito. Mattias se había recorrido todos esos sitios, donde cualquier rumor sobre alguna mujer bella destacara entre las demás aflorara, pero no eran más que algunas criaturas como veelas o simples muggles. Los agujeros en el mapa no eran buenos, más bien indicaban que algo muy malo había hecho en esos lugares, algo que sería mejor no recordar.

Una pequeña lechuza negra se apareció por la chimenea, saliendo por el hogar a leña. Observó ese pequeño ser un momento, intentando no ponerse nervioso. Ya sabía lo que era, no quería ilusionarse en vano. Se paró rápidamente luego de alentarse para hacerlo. Tomó la nota y la leyó, releyéndola un par de veces antes de tomar una hoja rota y una pluma.
No quiero ver ilusiones.
Era prudente en lo que escribía, más no sería prudente si llegaba a ver la figura de su prometida cuando en realidad se trataba de el hombre que la representaba. No respondería de sí. Y en el estado anímico y mental que se encontraba, sumado a una ligera borrachera que con el pasar de los minutos se haría un poco más fuerte, seguramente terminaría por hacerle daño. Tomó a la lechuza, colocó el mensaje y la envió por la chimenea, ya que era el único lugar de la casa que tenía salida al exterior. Suerte que no estaba encendida.

- Trae los polvos flu - Kreacher corrió sin hacer ruido mientras el mago encendía el fuego de la chimenea, una vez estuvo seguro de que la lechuza ya había salido de la casa. Según sus cálculos, él llegaría al despacho de Jorge un par de minutos después que su respuesta, si es que la lechuza había salido bien librada de las llamas. Tomó los polvos flu y esperó unos momentos, haciendo tiempo a que su respuesta llegase. - Vamos - Entonces iba a ir con su elfo. Aventó el polvo en el fuego, dijo su destino y se aventó a las llamas.

Toleró algunos giros incómodos que le revolvieron el estómago, más por haberse desayunado esos tragos de alcohol que por otra cosa. Y allí estaba, en la oficina iluminada del que ahora tomaba el lugar de su prometida en el Ministerio. Caminó unos pasos, llenando levemente de cenizas donde pisaba, pero ignorando eso se dirigió a la silla, frente al escritorio, y miró al hombre que tenía en frente.

- No se si esperar algo bueno o algo malo. - Confesó a modo de saludo.
avatar
Mattias Black

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 04/08/2011
Edad : 25
Localización : Mansión Black

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Mensaje por Jorge Glimbury el Miér Jun 05, 2013 3:50 am

Recibí la respuesta de Mattias al instante. Tal y como me lo esperaba... No sabía si vendría alguien más, o al menos a tiempo... "No quiero ver ilusiones", me decía. Por suerte, el efecto de la poción multijugos se había acabado al poco de llegar a mi despacho. A Mattías Black no le gustaba la idea de que estuviésemos, Diana y yo, suplantando la identidad de Esme. Él quería que todo el mundo supiese que estaba desaparecida para que ayudase a buscarla... Pero nosotros sabíamos que no pasaría eso...

Si la gente se entera de que la Ministra ha desaparecido sin dejar rastro mientras intentaba acabar con la oscuridad, la gente tendrá más miedo aún de esta, y eso era justo lo contrario de lo queríamos conseguir. Suplantando a Esme en este tipo de actos, como el que se acababa de dar apenas hacía una hora, le daba seguridad al pueblo, sabiendo que la Ministra estaba haciendo todo lo posible por ayudarles... Tal vez sí que estábamos engañando a la gente... Pero era lo mejor.

Rápidamente apareció Mattias por la chimenea de mi despacho. Antes parecía de adorno, pero en los últimos tiempos se estaba haciendo de uso común... Mucha gente acudía a mi despacho por allí... Especialmente Mattias, con el que tenía prácticamente una vista cada dos semanas, cada vez que había una pista sobre Esme...

Mattias entró y se sentó en el sillón habitual, frente a mi escritorio. - He recibido esto, parece importante - le dije tendiéndole la carta que había cogido de la pata de la lechuza. Estaba aún sin abrir. - No la he querido abrir porque no me parecía justo saber lo que decía antes que tú, pero como ves, viene atada en un lazo amarillo, lo cual significa que es algo muy importante... - le miré. Últimamente su aspecto había cambiado mucho... Había envejecido bastante... Sería, principalmente, por el efecto del alcohol, mas también la falta de sueño y la desesperación... - Si quieres la leo en voz alta - le dije. No sabía el efecto que podría tener esta carta en él. Su actitud se había vuelto muy impulsiva últimamente...



~ JefedelDepartamentodeSeguridadMágica ~

~ DirectordeElProfeta ~


avatar
Jorge Glimbury
Empleado del Ministerio

Mensajes : 815
Fecha de inscripción : 02/09/2011
Edad : 25
Localización : Mansión Glimbury, Londres

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Mensaje por Mattias Black el Jue Jun 06, 2013 6:40 pm

Nuevamente, el aspecto que traía Black era denigrante comparándose con Glimbury. Y allí lo notó. Hacía tiempo que no salía de su mansión, hacía tiempo que no hablaba con nadie que no sea su elfo doméstico. Exceptuando esos momentos en que recibía esta clase de cartas, donde lo solicitaban por información sobre su prometida.

Muchas veces, al llegar le daban la noticia, que estaba en un sitio, tal vez en otro. Nada seguro, nada que haya ayudado hasta el momento. Y él acudió a cada sitio, buscando con insistencia. Más aun reprochaba las actitudes que tomaba el Ministerio en cuanto a la desaparición. Pero eso es un tema profundo del que daría mucho de qué hablar.

- Eso veo. - Fue lo primero que atinó a decir cuando oyó que la carta aun no había sido abierta. Dudaba de las buenas nuevas, dudaba de que lo que haya ahí dentro fuese bueno. Las personas que desaparecían por un período largo de tiempo no terminaban bien, al menos no según sus investigaciones. Los muggles mataban a los secuestrados en la mayoría de las veces. Eso, eso era lo que Black pensaba, que la habían secuestrado. Rascó su cabeza de forma un tanto nerviosa. Era sorprendente el parecido que había adquirido a su tío, Sirius Black, sólo que éste sobrino parecía salido de Azcabán. Que por cierto, hasta al momento no lo han metido allí tal vez por compasión, ya que varios de sus deslices habían sido casi de público conocimiento, afectando a muggles y magos de otros países. Sin muertos, sin heridos, pero con daños materiales muy costosos.

Asintió a la sugerencia de Jorge, viéndolo con atención, sin quitar sus ojos de el iris claro del empleado del Ministerio. Era más que eso, pero ante los ojos de Mattias no había jerarquía alguna, no sin la cabeza del representante, o mejor dicho, no sin su prometida.

- Ya pasó mucho tiempo. No hay nada que me haga dar a entender que las noticias serán buenas. Hasta el día de hoy sólo han llegado simples especulaciones de otros magos, falsas señales que yo mismo he comprobado. - Comentó antes de que éste leyese siquiera una palabra. - Pero intentaré tener fe. - Concluyó. En el fondo quería que las cosas se solucionaran, aunque era más pesimista de lo que todos podrían llegar a imaginar.

Siguió viéndolo fijamente, ahora sí atendiendo a lo que iría a decir.
avatar
Mattias Black

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 04/08/2011
Edad : 25
Localización : Mansión Black

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Mensaje por Jorge Glimbury el Jue Jun 06, 2013 7:14 pm

A Mattías se le veía pesimista... Ya llevaba mucho tiempo allí.. No estaba bien y la tardanza y las pocas pistas en encontrar a Esme era algo que le empeoraba... Me hubiese gustado llevarle a San Mungo, al menos para que le vieran y dijesen que todo iba bien, pero no me atreví ni a sugerirlo... Mattias Black era alguien de mal carácter, muy impulsivo... Había causado ya muchos daños que habíamos intentado ocultar... Por el hecho de que no estaba bien, pero no sabía cuánto tiempo podríamos seguir así... Mattias estaba descontrolado.. Y eso no era algo bueno.

De todos modos, tenía entre mis manos una carta que cambiaría todo lo ocurrido en los últimos tiempo. -Bien, leo - dije. Abrí la carta y le miré. Comencé a leer.



Estimado Sr. Águila:

Tenemos el placer de anunciarle de que hemos encontrado el Diamante, o al menos parte de él.

Le cuento, uno de nuestros compañeros, salió en expedición en busca de oro, hace dos semanas. Y ayer, a su llegada nos ha contado algo que las hadas del bosque le hicieron ver. Fue encontrada en un prado que se encuentra allá donde los ojos son de arroz, allí donde hermanos del mismo nombre luchan por el poder, allí es, en la zona más próxima al centro de la tierra...

Nuestro hombre no vio el diamante directamente, pero las hadas le hablaron de él. Hermoso, claro, pero con brotes oscuros pendiendo de su cúspide. Dicen que no han visto nunca algo tan bello y poderoso en aquellos bosques, por tanto no tenía que ser originario de allí y que se le veía débil, cansado. Las hadas le enseñaron una imagen del diamante y nuestro hombre lo ha reconocido como su diamante. Le adjuntamos el mapa que le entregaron las hadas del bosque.

Le esperamos en 24 horas donde los fantasmas no son los únicos que atraviesan las paredes.

Att: El Doctor Maravilla




Terminé de leer y aún no acababa de creerme lo que había ocurrido. La lectura había sido clara y firme. No había reaccionado hasta después de finalizar mi lectura. Ya la habíamos encontrado. - Como ya sabes, Yo soy el Señor Águila, Esme es el diamante y... - dije. Hablaba de forma muy cortada, nervioso. Me dirigí hacia un mapa mundi que acababa de aparecer en mi pared... - el lugar donde la vio... No tiene que ser muy difícil encontrarlo... - dije. Me puse a pensar. Si era un Ravenclaw tendría que demostrarlo, me encantaban los acertijos y había cogido mucha práctica en los últimos tiempos.. - Si los ojos son de arroz..., estamos hablando de la zona oriental. - dije extasiado. Y me dirigí a la parte este del mapa, donde se encontraban China, Japón, India, Vietnam,... etc. - Donde hermanos del mismo nombre luchan por el poder... - me quedé pensativo... Sabía algo de geografía y de historia muggle... Miré todos los países del mapa hasta que caí en la cuenta. - ¡Aquí! - grité - Esme se encuentra en Corea, y por sus últimas palabras, tiene que estar en un bosque del sur. - Me senté. Mucha emoción en poco rato. Al fin sabíamos donde estaba. Tal vez no la encontrásemos pronto, pero nunca habíamos estado tan cerca de una pista... Me quedé paralizado... Y ¿cómo había reaccionado Mattias? Le miré. Esperaba que no tomase alguna decisión impulsiva y precipitada como ir hacia allí por su cuenta.



~ JefedelDepartamentodeSeguridadMágica ~

~ DirectordeElProfeta ~


avatar
Jorge Glimbury
Empleado del Ministerio

Mensajes : 815
Fecha de inscripción : 02/09/2011
Edad : 25
Localización : Mansión Glimbury, Londres

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Mensaje por Mattias Black el Jue Jun 06, 2013 7:47 pm

Oyó, en silencio, palabra a palabra, frase por frase. Era sabido quién era el diamante, y también había supuesto lo de los ojos de arroz. Ya había estado en la India, un sitio no muy lejano de Corea del Sur- Sí, aun estaba sin reacción alguna. La carta había sido leída, y las palabras de razonamiento del mago que lo acompañaba ya habían sido dichas. Sólo quedaba su mente, rebuscada y empeñada en hacer las cosas de un modo muy personal. Ahora él tenía que pensar en qué haría con esa información. Surcorea era un lugar enorme, más si debía de ser en el sur tenía que comenzar a buscar de abajo para arriba. Tenía conocidos allí, no iba a negarlo y tampoco iba a expresarlo, porque dichas amistades eran mejor tener en secreto, para no perjudicarlos.

- Corea del Sur - murmuró entre dientes, pasando una mano de su frente a su barbudo mentón. Para él no quedaba más que decir. Y luego de la experiencia que había tenido en palabras clave desde que su caos personal comenzó había logrado deducir que en 24 horas algo o alguien esperaría en el andén nueve y tres cuartos. Ahora quedaba en él adelantarse o ir y esperar, con los demás, para comenzar la odisea en oriente.

Tenía contactos y esa era una tentación muy fuerte. No dijo más palabra mientras su mente intentaba reorganizar su agenda. Miró de reojo a su elfo doméstico, quien reposaba al lado de sus piernas, sin tocarlo. Éste se estremeció. Las cosas habían cambiado en este tiempo, el pequeño ser le había tomado tanto miedo como admiración. Una criatura extraña que admiraba la maldad de sus amos, y como ahora éste había perdido a la persona que lo contenía, ya no había barrera que reprimiera la sangre Black que corría por sus venas.

- Entonces nos encontraremos en 20 horas en el Andén 9 y tres cuartos. - Dijo al fin, con decisión, pero sin estar seguro si estaría allí a esa hora, o si se iría en un par de minutos. Se puso de pié de forma un tanto brusca, haciendo notar el alcohol que traía encima por unos momentos. Hasta hacía minutos había logrado verse estable, al menos bastante. Más el levantarse de ese modo lo hizo trastabillar. Lo ignoró, y calló en la cuenta que no podría ir así a un país tan lejano, al menos no en los próximos minutos. - Estoy bien - la típica frase de cualquier hombre derrumbado, con las manos ligeramente alzadas como si con eso evitara que alguien lo tocara, como si así pudiese mantenerse estable y sin balanceos.

El coraje para hacer lo que luego hizo tal vez haya sido sacado por la repentina borrachera, puesto que su orgullo, en una situación normal, hubiese impedido que hiciera cualquier clase de pedido. Y la situación no daba mucho margen a que su ego sea lo primero en su lista de prioridades. - Glimbury, le haré un pedido. - volvió a su escritorio, posando los nudillos en la madera fina, mostrando unas manos ligeramente heridas por rasguños, algunos hechos por las hojas de pergamino, otros por vidrios rotos, y otros vaya a saber dios por qué. - Como ve, no estoy en condiciones de... nada. Necesito una poción para quitarme esto. Si yo me pongo a hacer algo ahora lo más probable es que termine envenenado. - Una persona en su estado, haciendo una simple poción, podría ser un suicidio. Y hasta la fecha no ha pensado seriamente en esa posibilidad. Tenía que componerse pronto, si quería ir a esa expedición, o lo que fuere. O primero y más importante, si quería salir de esa oficina sin caerse en el intento.
avatar
Mattias Black

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 04/08/2011
Edad : 25
Localización : Mansión Black

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Mensaje por Jorge Glimbury el Lun Jun 10, 2013 10:17 am

La posición serena de Mattias había desaparecido en el momento en el que se había levantado. Sus reflejos y rapidez mental no estaba muy afectada, al menos no se le notaba tanto, pero se le veía que no podía con su cuerpo... Aún así no dije nada... Le vi como diferente, ahora teníamos más cerca a Esme... O al menos así lo veíamos mi optimismo y yo... Mattias ya parecía que no le daba tanta importancia, pero nunca nos habían dicho algo como esto.

En 20 horas en el Expreso de Hogwarts. Sonreí al ver que él también se había dado cuenta de cuál era el sitio indicado... Entonces, pasó algo que me sobresaltó. La verdad es que nunca me hubiese esperado algo así de dicha persona, es más, aún no me lo creía. Debía de costar mucho, a alguien como él, hacer algo así. Pero, intenté disimular mi cara de sorpresa, bastante mal lo tenía que estar pasando mal como para pensar que yo me reía de él o algo así... , y cogí un frasco de los muchos iguales que había en el primer cajón de mi mesa. - Toma, esto es una poción euforizante. Te llenará de energía. Tómate ahora la mitad, y la otra mitad, mañana por la mañana. - le dije. Cerré el cajón y me senté. Cogí un bolígrafo y hice una lista de ingredientes en una nota. La até a mi lechuza y salió volando, rápidamente. - Dentro de poco te mandaré una poción que te sacará de este estado, esa te la tomarás en tres tomas. La primera, cuando recibas la lechuza, la segunda, antes de dormir, por que vas a dormir - añadí, por si acaso. No quería que pensase que le estaba dando órdenes, pero era lo mejor para su rendimiento. - Y el resto mañana por la mañana. Te aliviará, pero eso sí, está algo amarga... - le dije. Miré a mis papeles y suspiré. - No cometas ninguna estupidez, esto puede ser el fin de tus problemas - le miré con una mirada que demostraba seguridad y confianza.

P.D.: Siento este post tan Cacorrio :S Y no haber podido contestar antes... estuve de exámenes :S
¡PERO YA EMPIEZO MIS 3 MESES DE VACACIONES!



~ JefedelDepartamentodeSeguridadMágica ~

~ DirectordeElProfeta ~


avatar
Jorge Glimbury
Empleado del Ministerio

Mensajes : 815
Fecha de inscripción : 02/09/2011
Edad : 25
Localización : Mansión Glimbury, Londres

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Mensaje por Mattias Black el Lun Jun 10, 2013 12:32 pm

Obtuvo lo que pidió, aunque le hayan parecido demasiadas palabras, demasiadas instrucciones para que alguien en su estado pudiera comprenderlas en su totalidad, teniendo tantas otras preocupaciones en mente. Aun no se estaba decidiendo si ir para allá solo o si esperarlos en el andén. Lo que tenía bien claro es que en ese instante, y al menos las próximas horas, tendría que preocuparse en mantenerse juicioso y en buen estado. Tomó la poción euforizante, un pequeño frasco que podría cubrir con su mano. La puso en su bolsillo, tomaría aquello una vez llegara a la casa. Tenía esperanzas de encontrar a su prometida, al menos poco a poco las frases de la carta iban haciendo efecto en él.

Intentó memorizar la toma de las pociones. Aunque no parezca tenía cierto respeto con éstas, ya que el exceso podía traer más problemas que beneficios. No así como el alcohol, que como muy grabe se termina con la borrachera del siglo y al otro día con una resaca insoportable. Pero hubo algo que lo irritó de la conversación donde se había limitado a ser oyente. Alzó una ceja y se irguió, sin caerse y con cuidado. Su gesto era severo y un poco más centrado, venido a la realidad.

- No cometeré ninguna estupidez. - Comenzó con voz grabe, un tanto ronca por el enfado. Si bien en un principio aquel hombre había sido alguien importante, alguien de sangre pura y una familia de renombre con quien era más que bueno mantener relaciones amistosas. Ahora, por una sola decisión que había tomado éste ilustre mago, su reputación para Black había bajado hasta el fondo. - Estupidez es ocultar al mundo que la Ministra de Magia está extraviada. - Alzó una mano señaládolo con fuerza - Pero usted ya sabe lo que pienso sobre eso, no voy a repetirlo. Lo que usted no sabe es que va a pagar el usar el cuerpo de mi prometida cuando se le dio la gana. Nunca autorizaría eso. Diana Ravenclaw si, ella es mujer y era amiga de Esmeralda, la respeto. ¡Pero usted es un hombre! - Vaya que tenía pulmón el mago, la última exclamación retumbó en todo el despacho, inclusive su propio elfo se había encogido a su máximo para parecer invisible en el lugar.

Más allá de cualquier hecho comprensible, el pensar que Glimbury llegara a conocer el cuerpo de su mujer más que él le caía fatal. Y con el carácter de Black eso significaba que había una paliza asegurada, tarde o temprano. En su mente comprendía el respeto que éste le tenía, lo comprendía cuando todo estaba bien, pero ahora pocas cosas tenía claras.

- En 20 horas en el Andén 9 y tres cuartos. - Repitió con voz apagada y extendió su mano para tocar al elfo. Lo miró de reojo, alzando una ceja al no poder encontrarse con esta criatura. Kreacher extendió su mano, comprendiendo lo que su amo quería. Quería que lo lleve a casa. Dudaba que pudiera aparecerse desde el Ministerio, por lo que antes de hacer un intento fallido su elfo sería la mejor herramienta.

Desapareció, reapareciendo en la sala de su Mansión, un sitio tenue. Tenía más esperanzas a cada minuto que se acercaba la hora de ir al andén, de hecho no estaba seguro de poder dormir, aunque debería. No le gustaría que Esmeralda lo viese así, mucho menos con la belleza característica de una semiveela que ella tenía consigo siempre, por más desalineada que se viese. - Kreacher, limpia esto. Y necesito luz. - Hacía meses que no había pedido aquello, y luego de tanto tiempo, el elfo se separó de su amo para cumplir con el quehacer.


Off: No te preocupes ~ Y me alegro por tus meses de vacaciones! A disfrutar ahora. Y entonces, ¿Vamos al andén? ¿Nos acompañan algunos más? Y perdón, éste mago que manejo es maloso (?)
avatar
Mattias Black

Mensajes : 51
Fecha de inscripción : 04/08/2011
Edad : 25
Localización : Mansión Black

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Mensaje por Jorge Glimbury el Lun Jun 10, 2013 1:37 pm

Mattias Black siempre había sido alguien... extraño para mi... Tanto él como el resto de su familia eran demasiado... conservadores, antiguos, tenían una mente algo atascada en el tiempo... En cambio, los Glimbury éramos más innovadores, más modernos, nuestra mente iba más allá, con ideas más futuristas...

Fue por eso por lo que, hasta escuchar las palabras de Mattias, las cuales ya había repetido en ocasiones anteriores, me quedé, como siempre, pensativo. En ninguna de mis interacciones como Esmeralda Wood me había puesto a.... Pero bueno, era otra forma diferente de ver el mundo... Y esperaba que Esme también pensase que esto hubiese sido una buena idea, aunque la verdad es que era lo mejor... Había conseguido un mejor efecto que usando la multimagia, el pueblo estaba tranquilo... No sabía nadie nada...

Me despedí de Mattias cordialmente. Esperaba que sus amenazas fuesen fruto tan solo del alcohol, del cansancio y de la depresión... Ójala encontrásemos pronto a Esme... Sería lo mejor para todos...

Pronto llegó la lechuza con una bolsa y los ingredientes que quería... Y me puse a hacer la poción para Mattías.. probablemente añadiese algún ingrediente para que se calmase...



~ JefedelDepartamentodeSeguridadMágica ~

~ DirectordeElProfeta ~


avatar
Jorge Glimbury
Empleado del Ministerio

Mensajes : 815
Fecha de inscripción : 02/09/2011
Edad : 25
Localización : Mansión Glimbury, Londres

Volver arriba Ir abajo

Re: Un rayo de luz en medio de la oscuridad...

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.